Alambres

alambresHilo delgado que se obtiene por estiramiento de hierro tipo b 500 t de acuerdo a la propiedad de ductilidad que poseen los mismos.

Está hecho a partir de chatarra o mineral de hierro y carbono, en esta aleación el contenido en carbono es más baja que en el acero corrugado quedando por debajo del 0.2 %

Suministro de alambres y alambrones en toda España. 

 

 

Alambres y alambrones

Conoce los alambres y sus especificaciones

 

¿Qué es y para qué se utiliza?

El alambre y alambrón  es hilo delgado que se obtiene por estiramiento de hierro tipo B 500 T de acuerdo a la propiedad de ductilidad que poseen los mismos.

El alambre recocido y el alambrón se usan normalmente para confinar armaduras dentro del hierro armado, es decir las mismas no podrían mantener su formato definitivo dentro del hormigon si no fuese por el soporte añadido de los alambres. Por otra parte los alambrones se utilizan como medio de apuntalamiento en encofrados, atados de paquetes, etc.

¿De qué está hecho?

El alambre y alambrón está hecho a partir de chatarra o mineral de hierro y carbono, en esta aleación el contenido en carbono es más baja que en el acero corrugado quedando por debajo del 0.2 %

¿Cómo se hace?

El  primer paso en su fabricación consiste en laminar la palanquilla de forma específica  para cada una de la diferentes calidades del alambrón, habiendo realizado previamente una selección de la materia prima.

Dichas palanquillas son introducidas en un horno para su recalentamiento y son pasadas por rodillos que giran en sentidos inversos y que, aparte de esta condición de rotación ejercen un presión perpendicular al eje del alambrón, hasta obtener su forma y dimensión final. Cuanto menor es la sección que se desea obtener mayor será el número de cilindros requeridos. Además, este proceso se realiza con el acero caliente, con la finalidad de disminuir los esfuerzos y la energía mecánica requerida para la transformación del producto. 

Durante todo el proceso la temperatura es cuidadosamente controlada. En este punto, el control de las condiciones de enfriamiento es esencial. Dicho control permite obtener la ductilidad adecuada al alambrón, evitando un endurecimiento irregular que puede traducirse en la fragilidad del producto.

A lo largo de toda la laminación y una vez obtenido el producto final, se toman muestras continuamente para ser sometidas a diferentes ensayos y comprobaciones de acabado. El objetivo de ello, es garantizar el cumplimiento de todas las normativas referentes a las características tecnológicas, geométricas y mecánicas del producto.